Rinoplastia u operación de nariz: procedimiento, riesgos, recuperación y precios

La nariz, los ojos y la boca son las tres partes más importantes que constituyen lo que es nuestro rostro; por tanto, nuestra apariencia dependerá en buena medida de cómo luzcan las mismas. En este sentido, existen diversos procedimientos quirúrgicos a los cuales pueden someterse quienes desean modificar o corregir detalles de cualquiera de esas tres partes antes mencionada; sin embargo, entre los diferentes tipos de cirugías faciales, la rinoplastia es la que desde hace algunos años ocupa el lugar más importante, dada su popularidad entre celebridades y no famosos.

Qué es y en qué consiste una rinoplastia

La rinoplastia es un tipo de cirugía de nariz que generalmente busca modificar el tamaño o la forma de la misma. Además, puede corregir una amplia variedad de detalles concernientes al aparato nasal; por ejemplo: una protuberancia visible en el puente nasal, punta nasal caída o ancha, nariz descentrada o torcida y asimetría nasal debido a lesiones previas. Asimismo, se suele recurrir a la rinoplastia para corregir una tabique desviado que conlleve problemas respiratorios en el paciente.

Por ser un tipo de cirugía poco invasiva, el cirujano estético suele seguir el siguiente procedimiento para hacer una rinoplastia:

  • Aplica anestesia general o local (dependiendo de las necesidades del paciente y del tipo de rinoplastia), en el primer caso el paciente estaría dormido durante toda la cirugía y en el segundo solamente estaría sedado e incapacitado para sentir dolor.
  • Hace cortes en las fosas nasales y en casos más complejos puede hacer cortes en la base de la nariz.
  • El cirujano reforma y/o mueve huesos internos y cartílagos para así crear la apariencia que el paciente ha solicitado previamente.

Condiciones del paciente para hacerse una rinoplastia

Optar por una rinoplastia es una decisión personal que depende de cómo la persona se sienta acerca de la apariencia de su nariz y cómo desea que la misma luzca, sin embargo, hay algunos detalles que vale la pena tener en consideración.

En primer lugar, no se recomienda someterse a una rinoplastia si se es muy joven; ya que los huesos de la zona de la nariz todavía no han alcanzado un desarrollo completo, por lo cual se corre el riesgo de que el resultado de la cirugía no se mantenga más allá del tiempo que estos tomen en desarrollarse.

Asimismo, si la edad no es un inconveniente y de todos modos el paciente decide someterse a la cirugía, tiene que conocer algunos detalles que hasta el mismo cirujano estético está en la obligación de mencionarle; por ejemplo, que no existe tal cosa como una “nariz perfecta” y que aunque la cirugía puede ayudar a mejorar o realzar la apariencia de su cara no es cierto que la misma “haga magia”. Para esto el médico procederá a evaluar la nariz y demás rasgos faciales, a fin de explicarle al paciente cómo podrían ser los resultados a esperar.

En esta misma fase y dependiendo del caso, el cirujano también dirá cuáles son los riesgos de la rinoplastia, cuánto tiempo toma recobrarse por completo de ella y cuál es su costo.

Riesgos y efectos de una rinoplastia

Aunque no todos los pacientes son iguales y no necesariamente todos se enfrentan a las siguientes situaciones, existen algunos riesgos y efectos secundarios que con bastante frecuencia se presentan como resultado de someterse a una rinoplastia:

  • Obstrucción nasal: aunque una rinoplastia exitosa debe garantizar una nariz que se vea y funcione bien, se puede dar el caso de que aparezca este tipo de complicación; aunque con las nuevas tecnologías los problemas respiratorios relacionados con este procedimiento pueden evitarse con facilidad.
  • Inconformidad con la apariencia estética: un considerable número de pacientes no llega a sentirse conforme con su apariencia independientemente de que el resultado de la cirugía refleje la idea que ellos tenían de cómo debía de lucir su nariz. Hay quienes incluso llegan a sentirse extraños.
  • Sangrado: siempre se corre el riesgo de un sangrado excesivo, aunque esto afecta más a personas con un historial personal o familiar de enfermedades o condiciones que puedan causar este problema.
  • Cicatrices: aunque por lo regular se prescriben medicamentos que ayudan a deshacerse de las cicatrices, hay casos en que los mismos no funcionan como deberían o se requiere de otros métodos adicionales.
  • Dolores: algunos pacientes reportan sentir dolores tolerables que pueden calmarse con algunos medicamentos.
  • Hinchazón y enrojecimiento: entre todos los efectos secundarios relacionados con la rinoplastia estos dos son observables en casi todos los pacientes, pero por lo general desaparecen muy pronto.

Como se mencionó previamente, no todo el mundo es igual y muchos de los riesgos y efectos descritos posiblemente no se observen en pacientes que opten por una rinoplastia segura de la mano de un profesional calificado; de lo contrario, quien se somete a este tipo de cirugía quizás no sólo sufra dichos efectos sino también otras consecuencias mucho más peligrosas.

Costo de una rinoplastia

El costo de esta clase de operación depende de muchos factores, como son: el país, el tipo de rinoplastia y la cobertura que el seguro del paciente pueda tener, entre otros; pero si se toma a los Estados Unidos como referencia, conviene saber que en promedio el costo total de una rinoplastia ronda los 4.000 y 7.000 dólares (incluyendo en este presupuesto los medicamentos y cuidados post-cirugía que son necesarios para una completa recuperación).

Por otra parte, el costo de una rinoplastia en México ronda los 25,000 pesos; mientras que en España puede salir por unos 3.000 euros.

Proceso de recuperación

Una vez que la cirugía concluye y el paciente va de regreso en su hogar tiene que llevar algunos vendajes durante por lo menos una semana. También debe evitar actividades que conlleven mucho movimiento o resulten extenuantes durante al menos las 3 o 6 semanas posteriores a la intervención. Después de la operación se coloca un yeso, el cual debe ser utilizado por el tiempo de una semana y durante este período el paciente presentará cambios faciales como endemas y moretones. Pasado este tiempo, estos dejan de aparecer.

¿Cuánto tiempo dura el post-operatorio?

Luego del post-operatorio inicial (de 7 a 10 días), se procede a retirar el yeso y es normal que la nariz esté hinchada y no es sino hasta los 15 días que se empiezan a notar cambios significativos en la nariz, pero aún así, el proceso completo culmina luego de un par de meses que es cuando desaparece la inflamación. Pasado el post-operatorio, se pueden tomar fotos comparativas del antes y después de la rinoplastia.

Rinoplastia antes y después

En las siguientes imágenes se pueden apreciar los resultados que algunos pacientes obtuvieron luego de someterse a una rinoplastia. Como puede observarse, no todas las rinoplastias fueron del mismo tipo; ya que algunas modificaron el tamaño y otras la forma o la simetría de la nariz.

rinoplastia antes despues

rinoplastia antes despues

Alternativa a la rinoplastia

Si se desea hacer algunos cambios o correcciones en la apariencia de la nariz sin necesidad de someterse a una cirugía, entonces la rinomodelación puede ser la mejor alternativa disponible.

La rinomodelación es un tratamiento mínimamente invasivo que sirve para reformar la nariz en casos en que los cambios solicitados por el paciente no son muy bruscos y no tienen que ver con reducciones de tamaño. Este procedimiento se lleva a cabo mediante la implantación de materiales absorbibles por el cuerpo como es el caso del ácido hialurónico de alta densidad; el cual es inyectado en algunas áreas específicas del cuerpo.

Finalmente, a pesar de que esta técnica no puede reducir el largo y tamaño de la nariz, sí sirve para restaurar la simetría de la cara. Además de constituir un procedimiento considerablemente barato y menos peligroso en comparación con la rinoplastia.

Rinoplastia video

Video con información con todos los pasos para hacer este tipo de operación.